viernes, 30 de octubre de 2015

Tortilla de calabacin de la huerta con tomate rucula y aceto

Que facil y que rico! El calabacin es una de mis verduras favoritas desde niña. Me acuerdo que mi mama los hacia rellenos, en sopas y los he probado hasta crudos en ensaladas.

De cualquier manera están exquisitos. Y hoy encontré unos calabacines preciosos que había recogido hace unos días...y me dije; porque no hacer una preciosa tortilla? Manos a la obra y aquí esta el resultado, una tortilla super jugosa, con el acompañamiento de estos últimos tomates de huerta, salteados, servidos tibios para que exploten en tu boca con el toque de rucula y aceto.






He aquí mi receta, la cual lleva:

5 huevos
1 calabacin grande o a tu gusto!
1 ajo
1 cucharada de aceite
sal y pimienta

Ponemos una cucharada de aceite en la sarten, el ajo bien picado, ojo que no se quemeee!
Le agregas el calabacin con un poco de sal...yo lo corte con mandolina fino, pero a tu gusto. Dejamos sofreír bien (yo lo dejo dorar un poco y no lo muevo mucho), y cuando este cayendo lo reservas.

Por otra parte, batí  los huevos, poniendo a punto de sal y pimienta. Ahi mismo, le incorporas el calabacin directo de la sarten. Integras todo bien y ya lo tenes listo para hacer la tortilla.
Un poquito de aceite, pones la mezcla en la sarten, das vuelta con un plato y dejas terminar del otro lado. A mi me gusta jugosa, por lo que la dejo muy poquito y ya la sirvo, si te gusta que quede bien hecha la dejas un poco mas.

Para el acompañamiento de tomate, rucula y aceto:

un puñado de tomates cherrys
un puñado de rucula
aceto balsámico
sal

El único secreto de esto, esta en la sarten, que debe estar CALIENTE!
Un chorrito de aceite, fuego a tope, y los tomates entran. No hay que moverlo mucho, queremos que los tomates se chamusquen un poco. Salamos, un chorrito de aceto, movemos una vez y fuera. Ya veras como los tomates explotan literalmente en tu boca cuando los pruebes.

Fuera del fuego, ya agregamos la rucula, aceite de oliva ( o el que tengas) y corregimos de sal.

Rápido, sencillo, y si no te gusta el acompañamiento, lo podes reemplazar por cualquier tipo de ensalada. Armala con lo que tengas a mano.

Buen provecho.

Sobre mí

Soy Daniela, nací en Buenos Aires, Argentina un 28 de Enero de 1986. Desde pequeña,la mayor parte del tiempo lo pasaba en la cocina mirando a mi madre, una gran cocinera, hacer delicia tras delicia, jugando con mi hermana a tener un programa de tv, o con mi prima haciendo pasteles de barro. Cuando termine el bachiller, estudie diseño de modas, pero por alguna razón, al cabo de un año deje la carrera. Confundida, decidí emprender un viaje hacia lo desconocido, y resultó ser la decisión mejor tomada de mi vida, donde después de viajar 3 meses por Europa, y abrirse un abanico de sabores desconocidos, llegué México...y tuve el placer de empezar definitivamente mi romance con la gastronomía. Lejos de mi familia, con 23 años, poco conocimiento, pero muchas ganas de hacer lo que me gustaba, monté mi primer negocio de cocina argentina, una experiencia que nunca olvidare. Tras 2 años y varios cursos hechos, decidí que era hora de volver a mi tierra y estudiar cocina de una vez por todas. Y un día me gradúe, fue hora de enlazar mis dos pasiones, viajar y ponerme la chaquetilla! Nos vamos a Madrid! Y aquí estoy desde hace más de 3 años dándolo todo por la profesión. Definitivamente, lo mio es cocinar, me encanta comer y que disfruten con mis platos. Soy adicta a coleccionar libros de cocina...tengo miles y sueño con tener una casa con una biblioteca alta, muy alta,y muy ancha, tapizada de una fantástica colección. Amo los desayunos y las meriendas abundantes. Amo viajar, y tengo curiosidad por dar la vuelta al mundo cocinando. Amo la cocina casera, contundente y sabrosa. Espero que sepas que aquello imposible que deseas, se puede hacer realidad, solo hace falta proponertelo y luchar con constancia. :)
© La olla celeste
Maira Gall